La tillandsia cyanea y sus cuidados

Tillandsia cyanea

En este artículo, voy a contar, cómo cuidar una tillandsia cyanea, y aclarar algunas dudas que existen sobre esta planta.

Cyanea significa azul, y hace referencia al color de la flores que se despliegan en la inflorescencia. Aunque muchos dirán que el color de la flor es violeta y nadie les podrá quitar la razón. También es posible encontrar variedades con la flor azul, e incluso con una franja blanca en la base de la flor (T. Cyanea variedad tricolor).

En primer lugar nos llama la atención la inflorescencia tan espectacular, propia de las Bromelias, que va desplegando sus flores, de forma progresiva, durante bastante tiempo (unos dos o tres meses). Generalmente, y cuando la planta está en condiciones óptimas, despliegan unas 20 flores.

Tillandsia cyaneaLo que yo me pregunté cuando vi esta planta por primera vez es lo siguiente: Si se trata de una Tillandsia ¿Por qué viene en una maceta? ¿No podría venir como las demás tillandsias, con la raíz al aire?

Pues ya os adelanto que esta planta puede prosperar como las demás, con la raíz al aire, y después de ofreceros algunos consejos del cuidado específico de esta tillandsia, os contaré cómo lo hice.

La tillandsia cyanea tiene unas necesidades propias de las tillandsias verdes. En este caso viven mejor en semisombra y con un grado de humedad alto.

En verano es interesante rociar todos, o casi todos los días, si el calor es fuerte. A partir de los 30ºC.

Otra forma de plantear el riego es controlar el agua que conserva en la zona central, a modo de depósito, y esperar a que ese agua desaparezca para volver a regar. Pero ya os aviso que en verano rociar y rociar.

Recuerda que la calidad del agua a utilizar, en el caso de las tillandsias, es importante. En este caso lo ideal es agua de lluvia, o en todo caso agua blanda. Para más información sobre el tema puedes consultar el artículo específico sobre el tema: Tillandsias: El riego

Tillandsia cyanea flor

Cuando la planta despliega sus flores, evitamos regar las flores para que se conserven más tiempo.

Una vez que la inflorescencia ha dejado de emitir flores, pasa a un proceso de envejecimiento y pérdida de color, y entonces debemos cortar esta inflorescencia para ayudar a la planta a reservar energía para los retoños que vendrán.

En mi caso inicialmente tenía dos plantas y cada una de ellas me ofreció dos retoños. Esperé a que los retoños tuvieran un tercio del tamaño de la planta madre para separarlos de la planta y cultivarlos individualmente.

Separarlos es muy fácil. Con nuestros propios dedos hacemos la operación; se trata de forzar un poquito por la zona de unión entre la planta madre y el retoño. Sería como cuando separamos una hoja de lechuga o de apio del tronco central.

Los 4 retoños que obtuve los puse con la zona de la raíz al aire.

Previamente lo que encontré en internet es una especie de mantra que dice lo siguiente: “La tillandsia cyanea necesita una pequeña maceta para prosperar, aunque sea una tillandsia“.

En mi caso las tillandsias que coloqué con la raíz al aire, en el momento de realizar este artículo, tenían ya 3 meses y mostraban un aspecto sano y vigoroso.

Y por último una sorpresa inesperada. Una vez que las tillandsias florecieron, y me dieron los 4 retoños, esperé el declive de la planta madre, ya que solo florecen una vez. Lo hacen a lo grande, pero con un gran coste biológico.

Yo seguí regando las plantas madres con el mismo cariño y para mi asombro las plantas madres volvieron a retoñar. Y en este caso con 5 retoños cada planta. El aspecto de esta nueva generación de retoños es estupendo.

Esperando que estas indicaciones os ayuden a cuidar mejor vuestras plantas, os envío un cariñoso saludo desde Solo Tillandsias.

     **********

Si queréis ver la versión de este artículo en vídeo, aquí lo tenéis:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *