Tillandsias: El riego

En este artículo comentaré los aspectos generales del riego de las tillandsias. Siempre teniendo en cuenta que son ideas generales, y que hay algunas tillandsias con características especiales a las que habrá que adaptarse.

Por ejemplo algunas tillandsias son propias de climas semidesérticos (son grises, con hojas duras y escamosas). En este caso el riego en invierno se puede reducir a dos veces al mes, y en verano a dos veces a la semana. Incluso si la planta es adulta puede soportar periodos más amplios de sequía.

Algunos ejemplos de estas plantas son la T. Xerográphica, la T. Ixioides o la T. Tectorum.

Hecha esta precisión, vamos a simplificar este artículo diferenciando entre tillandsias verdes que prefieren más humedad y evitar el sol directo y las tillandsias grises que aceptan mejor el sol, y periodos más largos sin riego.

En realidad esta clasificación es tan artificial como separar a las personas en altas y bajas, lo que tenemos en la naturaleza es una gran variedad de tillandsias con tonos que van desde el verde oscuro hasta el gris casi blanco.

Tillandsia Flabellata riego

En todo caso, y con las plantas en general, suele ser más común tener problemas por exceso de riego que por defecto.

Tipos de riego

Disponemos de dos sistemas de riego: Rociar e inmersión.

Para rociar podemos sujetar la planta con la mano y empaparla con generosidad, después la sacudimos un poco y la reponemos en su sitio. Si la tenemos en el exterior, por ejemplo en una terraza, la podemos regar en su emplazamiento.

Tillandsia Kammii inmersión

Si preferimos la inmersión dejamos la planta en un recipiente con agua suficiente. ¿Cuánto tiempo? Si es verde podemos dejarla de 15 a 20 minutos, y si es gris es suficiente con unos 5 o 10 minutos ya que tienen muchos tricomas y absorben más agua en menos tiempo. Una vez que sacamos la planta del recipiente, la sacudimos para expulsar el agua sobrante, y la colocamos en su sitio.

El riego por rociado es más liviano, y por lo tanto se pueden hacer pequeños aportes de humedad de forma esporádica sin miedo a dañar la planta. Sin embargo, el riego por inmersión es más profundo, y en este caso debemos respetar el tiempo de espera hasta el próximo riego para facilitar el ciclo de secado.

Calendario de riego

Hay que tener en cuenta que no es lo mismo estar en verano que en invierno, o tener la planta en exterior o en interior, incluso no es lo mismo una planta grande que una planta pequeña.

Cada situación requiere corregir estas indicaciones, es decir; con calor o en el exterior aumentamos la frecuencia. Con frío o en el interior disminuimos la frecuencia.

En general: en épocas frías, en invierno, regamos 2 veces a la semana (si la planta es gris podemos regar una sola vez a la semana) en épocas templadas, primavera y otoño, regamos 3 veces a la semana (las grises 2 veces en semana), y en verano, cuando hace calor, aumentamos el riego, por ejemplo 4 veces a la semana, pero si pasamos de los 30 grados centígrados rociamos todos los días (sobre todo las tillandsias verdes), pero con menos agua, para aportar un poco de frescura a la planta.

Es importante el detalle de esperar a que la planta se seque antes de volver a regar.

Una norma adicional: Un sistema más grande es un sistema más estable. Por lo general, una planta pequeña es más sensible a los cambios y condiciones meteorológicas; Retiene menos agua y esto implica que sus riegos serán más frecuentes.

Una excepción.

Tillandsias bulbosas

La tillandias bulbosas o psedobulbosas suelen ser más sensibles al exceso de humedad, por lo tanto, las sacudimos bien después del riego y las disponemos en posición inclinada, o incluso boca abajo para facilitar un secado óptimo. En este caso yo prefiero evitar el riego por inmersión, pero esto solo es una precaución personal.

Ejemplos de estas especies son (de izquierda a derecha en la imagen): T. Bulbosa, T. Pseudobaileyi, T. Butzii y T. Caput medusae. También en la imagen de portada: T. Paucifolia.

La calidad del agua

Por último hablemos de la calidad del agua.

Si vives en un ciudad con agua de buena calidad, en España hay muchas (San Sebastián, Bilbao, Burgos, Madrid, Orense, Málaga…) puedes usar el agua de grifo. Siempre es interesante dejarla reposar unas horas, incluso de un día para otro, ya que así se disipa el cloro y el agua mejora para el riego.

Yo vivo en la cuenca del Mediterráneo, concretamente en Almería, y aquí el agua es dura, mala, tiene mucha cal… y eso no es bueno para nuestras tillandsias. En este caso lo mejor es agua de lluvia, o desionizada, o la que consigues de un aparato de aire acondicionado, o para la poca agua que necesitas puedes usar agua embotellada de baja mineralización.

Terminando

Y esto es todo. Os hago un pequeño resumen. A tener en cuenta:

Tillandsias verdes o grises.
Grandes o pequeñas.
Riego por rociado o por inmersión.
Frecuencia 2 , 3 o 4 veces a la semana, dependiendo de la planta y del clima. Y si la temperatura llega a los 30 grados centígrados, y la planta es verde, rociamos todos los días.

¡Facilito!. Un día de estos os pongo examen.

     **********

Si queréis ver este tema en vídeo, aquí lo tenéis:

2 comentarios de “Tillandsias: El riego

  1. Pingback: La tillandsia cyanea y sus cuidados - Solo Tillandsias

  2. Pingback: El cuidado de las tillandsias - Solo Tillandsias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *